El Blog

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Junio del 2007

LIBERTAD DE CONCIENCIA DE LOS MÉDICOS

Por giv - 13 de Junio, 2007, 2:22, Categoría: General

Respuestas a artículo de Florence Thomas en El Tiempo (12/VI/07), y a algunos comentaristas.

No se trata tan solo necesariamente de misoginia el que algunos médicos se nieguen a practicar abortos, sino de conciencia. El asunto es complejo por considerarse apenas el caso como un asunto de misoginia. Pero se trata de conciencia aún en caso de filoginia. El artículo de Florence Thomas induce a la violencia disfrazada de legalidad. La ley no debe pasar por alto la conciencia de la mayoría. Si los legisladores olvidan su condición de "representantes", y hacen leyes contra la conciencia de esa mayoría, habrá evasivas. No apruebo la desobediencia a la ley, pero abogo por el reconocimiento de la conciencia en ella. Los legisladores abortistas serían los que deberían legislar para que tales abortos por ellos legalizados  sean realizados por personas que tengan el mismo tipo de conciencia de los solicitantes del aborto. No se puede imponer el trasfondo materialista a quienes no solo defienden la vida del ser inocente que está en el vientre de esa madre, sino que además también defienden su conciencia ética o religiosa, vituperada antidemocráticamente por quienes quieren imponer a la fuerza sus paradigmas decadentes llamados de progresistas.

Salud también es buena conciencia. Que sean los legisladores abortistas quienes establezcan clínicas estatales donde los que practican abortos se matriculen para eso, sin imponer sus paradigmas a otros médicos cuya conciencia no les permite asesinar a un ser inocente. Lo estatal no debe estar sobre la conciencia de los individuos, sino que debe representarlos a todos, aunque antes a Dios, y no solo a los abortadores o a los homosexuales. Que los médicos abortistas y los notarios filogays se matriculen públicamente para que sus usuarios los identifiquen; y los demás también, para canalizar cada uno a sus usuarios, sin agredir las conciencias ajenas.

 

Quite el derecho a la religión, a la libertad de conciencia, pensamiento y opinión, y tan solo tendrá más anarquía, más violaciones, más asesinatos. Dios hizo a los hombres responsables y juzgará. También ayuda a los que sufren, ahora y después. Usted mismo no quisiera que Dios no le permita decidir y hacer. Pero lo que decida volverá sobre usted mismo tarde o temprano.

La víctima de violación puede ser ayudada de mejor manera, sin necesidad de asesinar a su hijo inocente. La salud debe estar en manos del estado y atendida teniendo en cuenta toda la variedad de casos que se dan en la nación sin agredir a nadie. Extirpar un órgano no es lo mismo que asesinar un ser humano. De todas maneras se lo encontrará de nuevo.

No hay profesionalismo sin conciencia; de otra manera serían máquinas, no profesionales. Quien aborta no solo necesita un profesional abortador; necesitaría también consejeros, y hasta quien adopte al bebé. Legislación y profesionalismo sin Dios, ni ética, ni democracia, es apenas una carnicería y una barbarie.

Cuando hablo de respetar la conciencia de la mayoría y de todos en la legislación, no hablo de la corrección científica de la mayoría, sino del derecho de cada individuo a ser respetado en su conciencia, pensamiento y opinión. Si la legislación está en pañales, debe mejorarse la legislación para que ninguno resulte agredido ni en su físico, ni en su alma, ni en su espíritu. Concuerdo con buscar el bien común, y en defender a las mujeres, y también a los seres humanos en gestación. Pero no es bien común asesinar al inocente. La mujer agredida debe ser verdaderamente ayudada, y no suelen ser los abortistas los que se ocupan de ayudarlas, sino otros.  La ayuda a la mujer violada y embarazada de la violación debe ser integral y no meramente exteriorista. También concuerdo en que no hay que hacerle el juego a la brutalidad de la mayoría, y por eso estoy opinando aquí.

En otro caso médico de conciencia, análogo al hasta aquí tratado, quienes quieran trasfusiones de sangre, acudan a los que las hacen; pero dejen a los médicos de otras convicciones servir a los suyos como mejor lo sepan, sin imponerles antidemocráticamente paradigmas extraños a su propia convicción, una vez que no violen un código mínimo de convivencia conjuntamente acordado y aceptado. Pero si queremos acatamiento al bien común, debemos buscarlo en el consenso, no en la dictadura.

Agradezco su decencia, al señor replicador; es una ayuda; pero no se trata solo de tener en cuenta únicamente a las razones "científicas", sino que es necesario también tener en cuenta a las razones de conciencia. Hitler pretendió imponer la "ciencia" de Hans Horbiger, y los gobiernos marxistas la "ciencia" de Marx y el materialismo dialéctico, oprimiendo a los verdaderos científicos libres. Pero, aún en la pesquisa científica debe haber democracia y libertad de conciencia. Además, las cosas que pertenecen a la conciencia y a la religión, pertenecen a una esfera y a una epistemología que incluyen el espíritu. Igualmente, nadie tiene derecho de negar a ningún ser humano su acatamiento de conciencia a lo que considere sinceramente revelación divina, una vez que no haga daño a terceros.

El asunto de cuando el espíritu penetra en el cuerpo para la formación del alma, pertenece no solo a la esfera de la ciencia materialista, sino también al ámbito de la psicología, la filosofía y la teología. Y discúlpeme, por favor, el replicador, si mis emociones particulares le han hecho daño; aunque no soy aquí el único ser humano con emociones. Yo también creo que Charles Taze Russell estaba errado; pero eso no quiere decir que no tenga derecho a la libertad de conciencia, de pensamiento y de opinión; las cuales, como la suya, deben ser respetadas, aún en caso de ejercicio de la medicina con reservas. No abogo a favor de la violencia contra la mujer, sino en contra de la violencia a la libertad de conciencia, pensamiento y opinión dentro de un orden verdaderamente democrático, que respete incluso la opinión de los que no son "científicos". Tampoco estoy contra el avance de la ciencia, sino que lo apoyo; pero la ciencia no se impone por decreto, sino que se aprende lentamente; y los menos aprendidos tienen derechos de conciencia, pensamiento y opinión que deben ser respetados.

------------------------------------

Colombia, 12/VI/2007, giv.

Permalink :: 69 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com